Dios tiene el control


Dios tiene el control.  La mayor parte del tiempo creemos que Dios tiene el control cuando todo sale como nosotros queremos, cuando los negocios van bien, cuando estamos felices, entonces sabemos que Dios está dirigiendo nuestros pasos porque la vida esta buena.

Pero tener Fé, no nos exime de dificultades.  Las tormentas van a llegar a si tu no quieras.  Recibimos un mal informe médico, los negocios sufren un revés.  En los momentos difíciles es facil pensar:  Dios se ha olvidado de nosotros. ¿Como pudister permitir esto en nuestra vida?, ¿Donde estabas cuando esto me sucedió?.

Pero el mismo Dios que tiene el control de las cosas buenas, es el mismo Dios que tiene el control de los momentos difíciles.  Dios no permitirá una tormenta a menos que tenga un próposito divino para ella.  Él nunca dijo que evitaría cada dificultad, pero Él prometió que la utilizará para nuestro bien.

Dios dirigirá los vientos de la tormenta para que soplen hacia donde el quiere que usted vaya.  Vemos las tormentas de modo negativo, pero Dios utiliza la tormenta para llevarlo al punto donde Él quiere que usted esté.  los vientos pueden que sean fuertes, pero si usted permanece en Fé, sin amargarse, sin desalentarse, sin comenzar a quejarse, esos vientos le impulsarán a un nuevo nivel de su destino.

Puede que hayan tenido la intención de hacerle daño, pero Él sabe como cambiar los vientos, en lugar de soplar para hacerlo retroceder.  Él puede hacer que soplen para su beneficio, y esa tormenta lo llevará a un lugar de mayor bendición.

Muchas personas dicen que tienen Fé, pero la Fé se prueba es en las dificultades, en los momentos difíciles. Sienten que Dios los ha decepcionado y no estarian contentas hasta que la tormenta haya pasado.  Pero Dios hoy quiere recordarle que El tiene el control de esa tormenta y nada sucede sin su permiso.  La razón por lo que la permitió fué para moverlo un paso más cerca de su destino divino.

Soltar el control es una actitud poderosa, cuando usted deja de preocuparse al respecto, deja de perder el sueño y dice: Dios yo confío en tí, creo que Tú tienes el control y puedes llevarme hacia adelante, tengo confianza que donde Tú me llevas es donde debo estar, entonces Dios comienza a cambiar nuestras circunstancias en bendiciones.

Mateo 8:26

26 El les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.

HECHOS 27:18-25

18 Pero siendo combatidos por una furiosa tempestad, al siguiente día empezaron a alijar,
19 y al tercer día con nuestras propias manos arrojamos los aparejos de la nave.
20 Y no apareciendo ni sol ni estrellas por muchos días, y acosados por una tempestad no pequeña, ya habíamos perdido toda esperanza de salvarnos.
21 Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo para recibir este perjuicio y pérdida.
22 Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave.
23 Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo,
24 diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo.
25 Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.

Comentarios